Buscar

El ascensor desbocado subió 21 pisos a 36 kilómetros por hora

Experto en riesgos advierte que en estos casos, no hay que quedarse de pie pensando en resistir la fuerza del impacto: 'Las piernas recibirán aproximadamente diez veces el peso de su cuerpo'.

'El ascensor tuvo un movimiento brusco y me asusté. Me agarré con la mano derecha de la baranda y me puse en semi posición fetal, buscando sentirme refugiada. Recuerdo el ruido de la velocidad cuando el ascensor iba subiendo, después el impacto y desde ahí, ya no me acuerdo de nada', cuenta Daniela Chaud, la protagonista del accidente en ascensor en un edificio en Ñuñoa. El aparato subió del piso -1 al 20 en cinco segundos y ella quedó con varios huesos dislocados. Un auto en segunda.

El ingeniero mecánico y académico de la Universidad Técnica Federico Santa María, Humberto Miranda, calcula que el ascensor donde iba Daniela alcanzó una velocidad promedio de 36 km/h. 'Si estimamos 20 pisos a 2,5 m promedio cada uno, entonces Daniela se desplazó 50 metros. La velocidad promedio sería de 10 m/s, o sea 36 Km/h', explica Miranda.

Como un auto en segunda. Iván Cáceres, supervisor del Área Técnica de la empresa especialista en mantenciones de ascensores Sello Vertical, señala que los ascensores de edificios habitacionales funcionan a una velocidad entre 0,5 m/s y 1,75 m/s, dependiendo del número de pisos. Entre más alto, más veloz. 'Según mi experiencia, el ascensor en el que iba ella debe haber tenido una velocidad normal promedio de 1,75 m/s, lo que ya es una velocidad considerable', comenta.

¿Qué hacer en esta situación?

Ángel Montiel, ingeniero y jefe de Riesgos de la Caja Los Andes, dice que no existe la posición que asegure cero lesiones en un accidente en ascensor. Lo que recomienda es intentar distribuir la fuerza del impacto a lo largo del cuerpo para minimizar las lesiones. 'Debe intentar acostarse de espalda en el centro del ascensor. Esto distribuye la fuerza, pudiendo eventualmente ayudar a soportar de mejor manera la fuerza extrema a la que será sometido el cuerpo', explica Montiel. 'Muy importante es cubrir la cabeza con las manos para protegerse de posibles escombros', agrega.

Daniela cubrió su cabeza como un acto reflejo, desconocía indicaciones de seguridad en estos casos. Este simple movimiento evitó que el cielo falso del ascensor que se desprendió le produjera lesiones más graves. Montiel enumera las alarmas que el ascensor entrega sobre una falla venidera. 'Hay que estar alerta si tiene problemas de cierre con la puertas, si hay historial de fallas si usualmente utiliza el mismo dispositivo, movimientos erráticos en la cabina, tableros con cables expuestos o botoneras en mal estado', enfatiza.

Usted no lo haga. Montiel dice que por ningún motivo hay saltar en un ascensor descontrolado. 'Es imposible calcular el momento de impacto en forma exacta, considerando además que el pánico y los nervios limitarán su capacidad', explica. 'No debe quedarse de pie pensando que va a poder resistir la fuerza del impacto, ya que las piernas recibirán aproximadamente diez veces el peso de su cuerpo al momento del impacto.

Consideremos a una persona que pesa 60 kilos: recibirá una fuerza equivalente a 600 kilos', agrega. Tampoco hay que acostarse de cara al piso, porque la fuerza del impacto podría romper las costillas o provocar lesiones de gravedad en la cabeza y cara. Tampoco recomienda poner las piernas semi-flectadas, ya que esto hace que el cuerpo esté en paralelo a las líneas de fuerza, lo que aumenta la posibilidad de fractura en las piernas. Qué dice la ley.

Iván Cáceres explica que las mantenciones a los ascensores se deben realizar una vez al mes. Esta periodicidad la establece la Ley de Transporte Vertical. 'Según mi experiencia, puedo decir que esta es una falla por falta de mantención. En este caso deben haber pasado entre tres a cuatro meses en los que no revisaron los frenos del ascensor. Tuvo un problema en los frenos y quedaron abiertos. A raíz de esto, el ascensor sube porque el contrapeso que tiene la cabina del ascensor es más pesado y por inercia provoca que la cabina vaya hacia arriba', describe.

Hasta el 2 de mayo de este año, en el Ministerio de Vivienda se han certificado 2.194 edificios, de todo el país. Estos albergan 7.902 equipos (que pueden ser ascensores, rampas mecánicas, escaleras mecánicas y otros). De esta última cifra, 7.328 fueron aprobadas y 574 rechazadas. En el caso de edificios habitacionales, la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones establece que la certificación se debe realizar cada dos años.

'Si se detectara un incumplimiento de las obligaciones por parte de los instaladores, mantenedores o certificadores de ascensores, la Seremi respectiva deberá denunciar ante el Juzgado de Policía Local', asegura Erwin Navarrete, jefe de la División Técnica de Estudio y Fomento Habitacional de MINVU. La responsabilidad de los desperfectos en el ascensor de un edificio puede recaer en el propietario o administrador, si no se realizaron las mantenciones mensuales. La multa puede llegar hasta 150 UF (más de $4.000.000).

Isidora Goyenechea 3250 of. 101 | Las Condes | Santiago | Chile
Fono:  2 323 7266  Cel: +56 9 7768 8775
contacto@vitalcomunicaciones.cl
  • instagram vitalcomunicaciones
  • facebook vital