Buscar

[LA TERCERA] ¿El talón de Aquiles de las FinTech? Se abre el debate sobre sus gobiernos corporativos

Desde la propia asociación gremial reconocen que no hay un diagnóstico sobre el tema, mientras que los expertos se dividen en torno a las falencias y los posibles riesgos.



La irrupción de las denominadas firmas financieras tecnológicas (FinTech) en Chile ha sido potente en los últimos años, lo que es posible identificar a través de varios hitos.

En 2018, la inversión en el sector aumentó 55% hasta US$70 millones, sumado a que la asociación que las agrupa, FinteChile, ya tiene casi 50 afiliados a cerca de un año y medio de su creación. Y hace un par de semanas el Ministerio de Hacienda anunció el envío de un proyecto de ley para generar un marco regulatorio para la industria.

Si bien siempre se destaca la actitud emprendedora y la innovación tecnológica como los grandes sellos de estas empresas, uno de los aspectos que ha pasado inadvertido en el debate son sus gobiernos corporativos, donde no existe un diagnóstico sobre si son débiles o fuertes, ni de los riesgos que podrían conllevar, ni de cómo se pueden medir, entre otras interrogantes.

Así lo reconocen incluso desde FinteChile. “La asociación es joven todavía y no tenemos ese diagnóstico por lo pronto. No obstante, estamos terminando la radiografía Fintech de Chile en alianza con EY para documentarnos con datos duros y con ello generar los respectivos planes de acción”, afirma Ángel Sierra, director ejecutivo de la entidad gremial.


De todos modos, Sierra matiza que, como en cualquier industria, hay desde emprendimientos hasta empresas listadas en bolsa, y cada una cuenta con un gobierno corporativo acorde a su tamaño.


Los puntos en disputa

Según la literatura especializada, un buen gobierno corporativo implica tres aspectos fundamentales. Uno de ellos es la estructura del directorio, considerando el tamaño, la duración de los cargos y el número de directores independientes, además de sus órganos como comités de auditoría y de gobierno corporativo.

Otro aspecto es el equipo directivo, entendido como su composición, en la que es relevante la diversidad en distintas áreas, como las experiencias, los perfiles, los géneros y edades, junto con su auto evaluación periódica. Un tercer ámbito corresponde a los procesos directivos que incorporan buenas prácticas, entre ellas, la adecuada preparación de los directores, acceso efectivo a información y relación con stakeholders relevantes, entre otros, con el fin de conducir a una efectiva toma de decisiones.

Frente a la falta de diagnóstico de si esos elementos están presentes en los gobiernos corporativos de las FinTech, los expertos tienen visiones contrapuestas sobre la situación de la industria y de cómo la propuesta de regulación se hace cargo de la materia.

“El gobierno corporativo de las Fintech no está en el espíritu ni en la letra del white paperelaborado por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), ni en las prácticas de las Fintech, ni en la mente de los actores que están creando esta nueva industria”, advierte de forma tajante Gonzalo Jiménez, doctor in governance de la Universidad de Liverpool y profesor de Ingeniería PUC & CGCUC. Añade que “eso me parece una grave omisión porque implica que estas empresas, aunque tengan una muy buena gestión, no van a tener el gobierno corporativo apropiado para proyectar la legitimidad, la validación y efectividad que requiere esta industria”.

Jiménez también considera como una carencia el hecho de que, a su juicio, el anuncio del proyecto de ley de Hacienda tampoco haya puesto el foco en este tema.

Una percepción diferente tiene Hugo Caneo, exdirector del Centro de Gobierno Corporativo y Mercado de Capitales de la Universidad de Chile, donde actualmente participa como académico. “En mi visión sí hay cierta mirada de preocupación en la materia, desde que se hace una referencia(en el white paper), breve pero referencia al fin, a regulación de conflictos de interés, y a la cita a la visión en la materia de Basilea para bancos, Ahora bien, sí se podría ampliar su tratamiento”, sostiene el exjefe del Área de Cumplimiento de Mercado de la SVS.

Aunque enfatiza que lo relevante es la existencia de exigencias que garanticen al cliente que será tratado de manera justa, leal y sin que haya sustracción de riqueza. “Por lo que no es negativo que no se fije una determinada estructura, pero sí es recomendable que se incorporen lineamientos que vayan en la línea, por una parte, de incrementar los niveles de seguridad en el uso de estas nuevas formas de hacer negocios financieros, así como que esas estructuras se adapten a la flexibilidad y rapidez que demanda el mundo actual”, dice Caneo.

Consultado sobre el tema, Joaquín Cortez, presidente de la CMF, indicó que el white paper “es un punto de partida. Queríamos entender cuál es la problemática de este sector, donde la importancia es que está muy relacionado con los emprendimientos, porque sirve a sectores que están fuera de los bancos (…) Si los metíamos en las actuales regulaciones del mercado de valores los podíamos matar con exigencias de información, con exigencias de gobierno corporativo, etc.”.

Más allá de la regulación

Independiente de que la propuesta de regulación no recogió el fortalecimiento de los gobiernos corporativos de las FinTech o lo hizo de forma acotada, en la asociación gremial buscan que los asociados potencien esta área.

“Ya hemos cerrado alianzas con firmas asesoras expertas en la materia para que, durante el segundo semestre del año, podamos capacitar a nuestros asociados en torno al fortalecimiento de sus gobiernos corporativos acorde a las respectivas etapas y tamaños de sus empresas”, revela Ángel Sierra.

Por su parte, los expertos entregan algunas recomendaciones para que la industria pueda avanzar en la materia, con el fin de evitar algunos riesgos, entre ellos, el desarrollo de malas prácticas por no tener los controles adecuados.

“El primer paso es que entiendan lo útil que es tomar conciencia de esta materia. Los emprendedores, deberían darse cuenta que tener un buen gobierno corporativo es un excelente negocio. Contar con directores externos e independientes es otro aspecto clave. Desarrollar un sistema de governance que articule aspectos fiduciarios, estratégicos y con sentido de propósito (“generativos”) es finalmente lo que les permitirá establecer órganos, procesos y prácticas que les darán la sostenibilidad requerida”, sugiere Gonzalo Jiménez.

Para Hugo Caneo, en tanto, “dado que lo relevante es la confianza, sí se debieran establecer requisitos de información, solvencia, estabilidad, gestión de riesgo y control interno, entre otros, que, sin ser un lastre, sean mecanismos que refuercen el apetito por plataformas eficientes en costos y gestión para multiplicar las fuentes de financiamiento disponibles al mercado y a los emprendedores, cuya principal causa de fracaso, a nivel mundial, entre otras, es la falta de financiamiento”. En ese sentido, remarca que es mejor establecer qué se persigue, privilegiando fijar objetivos más que estructuras, como exigencias de cuidado en la actuación, resguardo y garantía de seguridad de las operaciones, y del resguardo del activo de los clientes.

También esperan que en la discusión del proyecto de ley sobre el sector se puedan incorporar elementos que apunten a fortalecer los gobiernos corporativos de la industria FinTech.

Isidora Goyenechea 3250 of. 101 | Las Condes | Santiago | Chile
Fono:  2 323 7266  Cel: +56 9 7768 8775
contacto@vitalcomunicaciones.cl
  • instagram vitalcomunicaciones
  • facebook vital