Buscar

[LUN] Bárbara Hernández y su travesía de 15 horas y 41 minutos en Hawaii: “Me picaron dos medusas”

La nadadora chilena se convirtió en la primera sudamericana en completar esta prueba de 45 kilómetros.


Enlace


Bárbara Hernández (35) completó con éxito la travesía del Canal de Molokai, en Hawaii, luego de nadar 15 horas y 41 minutos, con lo que se convirtió en la primera sudamericana en cubrir los 45 kilómetros de la prueba, que comenzó el domingo por la tarde. La chilena, conocida como la Sirena del Hielo, por haberse especializado en aguas gélidas, partió desde la isla Molokai hasta la isla de Oahu, a las 17 horas de Hawaii (11 de la noche de Chile), hasta completar el recorrido a las 9.40 de la mañana (15.40 horas en Chile). De esa forma, la santiaguina, embajadora de Garmin, consiguió vencer su cuarta prueba, correspondiente al desafío de los 7 Océanos. Sólo le faltan el Canal de Tsugaru, en Japón; el Canal del Norte, en Irlanda-Escocia; y el estrecho de Cook, en Nueva Zelanda. Ya cruzó el canal de la Mancha, el Estrecho de Gibraltar y el Canal Catalina. Hernández, un poco acalambrada, llego a tierra, dio las gracias a su equipo y a los chilenos que le mandaron ánimos por redes sociales y además gritó un ceacheí.


-¿Cómo fue la travesía, Bárbara?


-Fueron 15 horas y 41 minutos, con medusas del terror, pero también con delfines. Estuvo muy duro el nado, pero estoy muy feliz. Ahora veré qué voy a hacer con estas picadas horribles que me quedaron en el brazo y pierna. La verdad es que me picaron dos medusas malévolas, que me dejaron la piel para el gato. Los útimos seis kilómetros fueron extremadamente difíciles, con la corriente en contra y las picaduras. Estuve casi inmovilizada, pero no me quedó otra que seguir nadando.


-¿Qué se le cruzaba por la mente cuando iba nadando?


-Pensé en toda la gente que estaba siguiéndome, fue bacán sentir todo ese cariño y buena vibra. Sé que hubo personas de todo Chile que estaban pendientes de lo que estaba haciendo, de Arica a Magallanes, literalmente.


-¿Ha sido lo más complicado que ha enfrentado? ¿Hubo tiburones?


-Es lejos lo más largo que he nadado y lo más difícil. Una sirena de hielo en aguas caribeñas como que no pega mucho. Estoy full deshidratada y muy inflamada, pero salió todo bien. Hubo dos delfines que me fueron a saludar. Nadé con los ojos cerrados por lo que no vi ningún bicho raro. Toqué eso sí una infinidad de cosas raras, que espero que hayan sido pescados. Una vez en tierra, Hernández y su equipo se abocaron a conseguir ayuda médica para tratar las picaduras de medusas. 'No sabemos el nombre, pero seguro tenían neurotoxinas, porque dejó de patear alrededor de dos horas por el dolor', relató Paulina Álvarez, la fisioterapeuta que la acompañó en la embarcación que la asistió durante la prueba. 'Hubo mucho viento durante toda la noche y los últimos seis kilómetros fueron eternos porque la corriente aumentó mucho', explicó. 'En todo caso, durante la noche nadó con muy buen ritmo, se sintió bien y lo disfrutó. Nadó de manera constante entre olas muy grandes y fuertes vientos', complementó José Cheyre, que también la acompañó en el bote de apoyo y se encargó del equipamiento audiovisisual.


-José, ¿cómo hicieron para alimentar a Bárbara durante tantas horas?


-La alimentábamos cada 30 minutos con batidos de proteínas, electrolitos y azúcares, para darle la energía necesaria. Todo eso se hace con botellas que le tirábamos con una cuerda. No podíamos tocarla porque el nado podía quedar invalidado. Ella tampoco podía tocar el bote o el kayakista o a la persona que le pasaba la comida.