Buscar

[EL MERCURIO] ¿Cómo aprovechar bajas tasas hipotecarias para invertir en una propiedad para renta?

Indican los expertos que invertir en un inmueble para dejarlo en arriendo y con ello obtener un ingreso mensual asegurado es una de las opciones más atractivas en estos días, sobre todo considerando la rebaja de las tasas de créditos hipotecarios.



Hay buenas noticias para quienes buscaban comprar una propiedad: las condiciones de los bancos para otorgar créditos están hoy mucho menos restrictivas. Según la Encuesta de Créditos Bancarios del Banco Central, las tasas para préstamos hipotecarios llegaron a 3,04% promedio anual en abril, nivel históricamente bajo.

Si bien muchas personas están detrás del sueño de la vivienda propia, hay una gran proporción que tiene como objetivo comprar un inmueble dedicado exclusivamente al arriendo y a la obtención de un ingreso mensual y, para ellos, es el momento ideal de hacerlo, explican los expertos.

Así lo señala Gonzalo Ramírez, socio fundador de Assetplan, firma dedicada a la renta residencial y la administración de edificios multifamily.

'Hay que aprovechar la tendencia que hemos visto este año. Previo a esta cifra de abril, la tasa de interés promedio para los créditos hipotecarios ya había llegado a 3,18% (en marzo), bajando cinco puntos base respecto a febrero, lo que representaba la segunda caída consecutiva en el año. Claramente es un muy buen momento para invertir', dice.

Visión de futuro

¿Por qué comprar una propiedad es un buen negocio? Gonzalo Ramírez explica que es una alternativa muy rentable de inversión porque cada vez son más las personas que optan por arrendar.

'Las familias que arriendan una propiedad aumentaron del 20% al 25,1% en el 2018, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Y esa oportunidad está siendo aprovechada por los inversionistas hormigas. De acuerdo a un estudio de TGA, el 38% de quienes adquieren departamentos nuevos lo hacen con el objetivo de arrendarlos. Y, justamente, en la medida que las tasas estén bajas, los dividendos a pagar serán menores, mientras que los arriendos —al mismo tiempo— están subiendo, siendo más factible conseguir que esos ingresos por renta cubran los compromisos mensuales con los bancos', comenta.

Respecto a dónde se puede invertir, lo recomendable, dice, es elegir una comuna en donde se consigan buenos retornos de inversión, idealmente superiores al 5%. 'Actualmente, la renta residencial se concentra en Santiago Centro, Estación Central, San Joaquín, Independencia, principalmente, pero está creciendo mucho en Macul, La Florida, La Cisterna y San Miguel'.

¿Qué factores deben mirar los inversionistas?

Gonzalo Ramírez explica que, en general, las preferencias de arriendo van en línea con los focos de transporte y cercanía a barrios comerciales y ejecutivos. De hecho, la apertura de líneas de metro ha levantado incluso más oportunidades de inversión, y es algo que la experiencia ha mostrado, como las edificaciones que se han ido construyendo tienen muy en cuenta estar ubicados dentro del eje metro, para tener una buena conexión con las diferentes zonas de la ciudad', explica Ramírez.

Señala el experto que para asegurar un buen flujo de ingresos a mediano y largo plazo es clave contar con una asesoría clara y responsable al momento de arrendar un departamento, para que así los retornos sean acordes a las expectativas.

'Es fundamental contratar una compañía especializada, que se haga cargo de todo el ciclo de inversión, desde la selección de inversión hasta lo que tiene que ver con la administración de un departamento, que es la clave al fin de cuentas. Temas como el pago del arriendo, las cuentas, mantener el buen estado del inmueble, velar por buenos hábitos en el interior de este y ejecutar todo tipo de gestiones para que el activo mantenga valor pueden ser encargados a empresas como Assetplan'.


En varios tiempos

Otro aspecto que resalta el especialista es que el inversionista puede entrar en distintas etapas de la construcción del proyecto. 'En general, el inversionista hormiga suele hacerlo cuando el proyecto está en verde; es decir, cuando ya se está construyendo pero aún queda un tiempo para que esté listo y haya que escriturar. Las ventajas son principalmente dos: el inversionista puede ganarse la plusvalía que tenga la zona en ese período de tiempo, además del premio o descuento por entrar antes. En segundo lugar da la opción de pagar el pie en tantas cuotas o meses faltan para la entrega del proyecto y escrituración.