Buscar

[LA SEGUNDA] Cómo operan los préstamos que dejan su inmueble en prenda

Una masiva campaña radial ofrece dinero a quienes no tengan acceso a un crédito bancario. Créditos con garantía hipotecaria para todo uso, prestan entre un 20 y un 80% del valor de una propiedad sin importar su historia crediticia.

Desde enero, al sintonizar alguna de las radios más escuchadas del dial, hay un aviso publicitario que se repite. El de una empresa financiera llamada Be Capitals, cuyo mensaje es que puede resolver fácilmente la 'falta de lucas' poniendo como garantía su casa, su departamento o su parcela. Al igual que Be Capitals, la empresa MiPlusvalía es una alternativa para aquellos que buscan una salida rápida cuando están sobreendeudados o no tienen acceso a un crédito de consumo bancario. Ambas empresas operan hace menos de dos años en el país y ofrecen los llamados créditos con garantía hipotecaria a personas o empresas, es decir, préstamos en que los inmuebles quedan como prenda en caso de no pago. La Comisión para el Mercado Financiero (CMF) aclara que a diferencia de la actividad de captación de dinero, que está normada por ley y sólo algunas instituciones pueden realizarla, como los bancos, realizar préstamos es una actividad que cualquier persona puede hacer. Be Capitals otorga como préstamo hasta el 80% del valor de la propiedad en garantía y el crédito puede ser pagado hasta en un plazo de 30 años, dependiendo de la renta del cliente. Las personas que acceden al préstamo deben tener un bien inmueble de más de 2.000 UF y un sueldo que permita financiar las cuotas mensuales. Respecto al interés que cobra, su dueño Alfonso Vásquez, resalta: 'Tenemos tasas de interés que sorprenden, son increíbles', sin detallarla. Por su parte, MiPlusvalía ofrece entregar hasta el 20% del valor de la propiedad a clientes que cuenten con un inmueble de más de 4.000 UF, quienes tendrán hasta cinco años para pagar la deuda. 'No tenemos obligaciones de pago de cuotas ni intereses, ya que no es un préstamo. Nuestro negocio funciona en la medida que el valor de la propiedad sube', explica Felipe Errázuriz, socio gerente de MiPlusvalía. Lo que busca Errázuriz es que la deuda se pague con el mayor valor que adquiera la propiedad. 'Cuando el cliente está frente a un escenario de sobreendeudamiento y nulo acceso a un crédito de la banca, se ve obligado a vender apurado su propiedad: esa decisión es terrible, se destruye el valor del inmueble', comenta Errázuriz. Para evitarlo, ofrecen ordenar la carga financiera del cliente y evitar que salga a vender apurado. 'Tenemos clientes con un sólido patrimonio o que están sobreendeudados, pero también clientes que simplemente necesitan flujo de dinero para un emprendimiento', añade. El sistema de MiPlusvalía funciona realizando un ajuste por riesgo entre un 10 y 20%, es decir en un comienzo ya se le resta valor al inmueble. De lo que queda, se le entrega un máximo del 20% al cliente. Dependiendo de los años de permanencia del contrato, debe pagar un porcentaje de la plusvalía acumulada, más la inversión inicial que le fue entregada. A un cliente con una propiedad de 4.000 UF ($113.596.000), MiPlusvalía le entrega un máximo de 700 UF ($19.840.795). Si el contrato fue hecho a cinco años y con una plusvalía media de 2% anual, el cliente deberá pagar finalizando el quinto año 1.595 UF ($45.296.644). En caso de no pagar El mismo dueño de Be Capitals aclaró que no existen intenciones de quedarse con la propiedad. 'Siempre vamos a buscar el modo de apoyarlo, por esos nos fijamos que la cuota mensual sea equivalente al 25% de su sueldo', afirmó Vásquez. En el caso de MiPlusvalía, su socio fundador explicó que ellos realizan a cada cliente una charla de educación financiera y que su público objetivo entiende claramente que al final del período acordado se debe pagar la deuda o la propiedad será hipotecada.