Buscar

[LT] Comunicaciones, inmobiliario y minería son los sectores donde más se ha recuperado el empleo

Una segunda derivada del empleo son las ofertas laborales. Según cifras de Trabajando.com, en el último mes las áreas de información y comunicaciones, comercio e industria manufacturera son las que actualmente disponen de mayor oferta. Asimismo, las regiones Metropolitana, Antofagasta y Biobío concentran la mayor cantidad de propuestas. Enlace


El mercado laboral comenzó su fase de desaceleración. En la medición de julio-septiembre se perdieron 18.975 plazas laborales en relación al trimestre móvil anterior, ajustado por estacionalidad. Sin embargo, hay sectores de la económica que han mostrado un mayor dinamismo que otras y han logrado ya recuperar su nivel que tenían antes de comenzar e incluso superarlos.


¿Cuáles son esos sectores? De acuerdo a cifras del Observatorio del Contexto Económico de la Universidad Diego Portales (OCEC-UDP) entre ellas se encuentran información y comunicaciones con un nivel de empleo 29,5% superior al observado prepandemia, actividades inmobiliarias con un nivel de empleo 24,9% superior al que exhibía prepandemia y Minería, cuyo nivel de empleo en la actualidad es 23,6% superior al prepandemia. Más atrás se ubica otras actividades de servicio con un alza de 11,9% y Salud con 10,5% superior a los niveles prepandemia.


El director del OCEC-UDP, Juan Bravo, sostiene que, pese a este mayor repunte, las cifras recientes muestran que la debilidad del empleo se está manifestando de manera bastante transversal a través de las distintas ramas de actividad económica.


De acuerdo a su análisis, tanto la rama de Información y comunicaciones como la de actividades inmobiliarias registran destrucciones de empleo respecto al trimestre móvil previo en los últimos dos reportes. Mientras que la rama de información y comunicaciones si bien tiene subrubros esenciales que se ven poco afectados por la coyuntura recesiva, hay otros que sí se ven afectados por la debilidad económica generalizada, pues implica una menor demanda por servicios de este tipo.


Bravo añade que para “el caso del rubro inmobiliario, el ajuste económico tras los desequilibrios generados por el exceso de liquidez de 2021 ha llevado a generar condiciones más difíciles para el acceso a la vivienda, lo que está afectando también a la generación de empleo en esta rama de actividad”.


Las regiones con mayor oferta


Una segunda derivada del empleo son las ofertas laborales. Y si bien de acuerdo al índice vacantes laborales por internet en octubre se completaron dos meses de caídas sobre el 40%, hay sectores que se destacan manteniendo la necesidad de contratación. Según cifras de Trabajando.com, en el último mes las áreas de información y comunicaciones, comercio, industria manufacturera y servicios profesionales son las que actualmente disponen de mayor oferta.


Ramón Rodríguez, gerente general de Trabajando.com menciona que “se ha visto un repunte de la oferta laboral desde las últimas semanas, asociadas a un alza normal en este periodo del año, donde el comercio presenta 16 mil vacantes y la industria más de 10 mil vacantes, destacando la industria de alimentos y la farmacéutica, otras como minería y servicios básicos”.


En el análisis que hace Trabajando.com, las regiones Metropolitana, Antofagasta y Biobío concentran la mayor cantidad de ofertas entre el 15 de octubre y el 11 de noviembre.


De acuerdo a esas cifras, la oferta en la Región Metropolitana se concentra en los rubros de comercio, actividades financieras y servicios profesionales. Los requisitos de las vacantes apuntan a profesionales, técnicos y administrativos. Por ejemplo, analistas contables, técnico en electricidad, diseñadores gráficos.


En el caso de Antofagasta, se indica que el rubro minero es el que concentra la mayor oferta, junto con la industria manufacturera y el comercio. “Aquí vemos que las vacantes disponibles en minería están dirigidas a profesionales, tales como: ingenieros civiles, prevencionistas de riesgo y también cargos operativos de bodegaje”, precisa Rodríguez.


El cierre de año


Pese a que se mantiene ofertas laborales, para el corto y mediano plazo, las perspectivas no son del todo auspiciosas, debido principalmente a las proyecciones que apuntan a una caída de la actividad económica en 2023. “Con la recesión económica el empleo asalariado formal en el sector privado va a empezar a contraerse. La falta de oportunidades de obtener empleos de este tipo llevará a algunas personas a insertarse en empleos informales, usualmente cuenta propia, con tal de evitar el desempleo, por lo que un efecto esperable es que suba la tasa de ocupación informal”, sostiene Bravo.


En su análisis, Bravo puntualiza que “el empleo informal no logrará contener el efecto de la destrucción de empleos asalariados formales del sector privado, por lo que será inevitable observar también un alza de la tasa de desempleo”. Y a diferencia de la crisis provocada por la pandemia, esta recesión no se produce por restricciones a la movilidad, “por lo que el ajuste principal no ocurriría a través de un fuerte aumento de la inactividad laboral como ocurrió durante la crisis sanitaria”.