Buscar

[EL MERCURIO] Dos tercios de obras en construcción estarán bajo cuarentena

El mayor gasto extra en medidas sanitarias para funcionar es en el transporte privado de trabajadores, que encarece 10% la mano de obra. Serían 4.000 las faenas en zonas confinadas.


Enlace



Dos tercios de las obras de la construcción en el país estarán funcionando bajo cuarentena desde mañana, producto de las medidas adoptadas por la autoridad para combatir la pandemia. Pese a que las faenas de construcción privadas ahora pueden funcionar durante las cuarentenas –tras una autorización especial del Gobierno a fines de 2020 que exige estrictos protocolos sanitarios-, las empresas están evaluando los sobrecostos que implica mantener la actividad funcionando. Ello, especialmente por el gasto adicional que deben realizar al proveer de transporte privado a los trabajadores que acuden a las obras que funcionen en comunas en Fase 1.


Según cifras de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), hasta ayer había 3.044 obras en desarrollo en zonas con cuarentena, a las que mañana se sumarán 976 iniciativas. Así serán unas 4.000 mil las faenas en comunas confinadas, que equivalen al 66% de las 6.029 obras generales inscritas en el Compromiso Sanitario del gremio. Iconstruye, plataforma digital ligada a la CChC, contabiliza 738 obras en modo cuarentena desde este jueves, que equivalen al 63% de las 1.171 iniciativas que tiene registradas. En el sector afirman que las constructoras mantendrían abiertas las faenas, pese a altos gastos en el transporte privado de los trabajadores desde y hacia sus domicilios. Señalan que cerrarlas y luego reanudarlas es más caro. Cálculos de la CChC estiman que el traslado privado de los trabajadores aumenta en cerca de 10% el valor de mano de obra. Esto principalmente en la Región Metropolitana, precisa el presidente de la Cámara, Antonio Errázuriz. Errázuriz proyecta que 'pese a los costos, las empresas seguirán trabajando porque el costo de detener las faenas es muy alto'.


Sin embargo, asegura que en los proyectos que deberían empezar 'existe más cautela'. En la misma línea, el gerente de Estrategia y Desarrollo de Iconstruye, Pedro Pablo Mir, afirma que realizaron una consulta entre constructoras medianas y grandes y 'todas están con la intención de continuar operando, pues los costos de cerrar y abrir son altos. Quizás no funcionen al 100%, pero sí al 75% u 80%', señala. Juan Pablo Monge, gerente general de Constructora Desco, cuenta que tienen seis obras en comunas en cuarentena de un total de 10 en ejecución. 'El mayor costo es el transporte privado, ya que los trabajadores no viven juntos y hay que traerlos de diferentes puntos, lo que puede costar del orden de $10.000 diarios por persona. Es algo que hemos asumido en conjunto para evitar a toda costa parar una obra, ya que eso tiene efectos catastróficos en los plazos, costos y en la situación de nuestros trabajadores', dice. Monge sostiene que no recortarían personal por las cuarentenas, pero advierte que puede haber casos puntuales ligados a trabajadores que viven en lugares más aislados. Pablo Ivelic, gerente general de Echeverría Izquierdo, indica que cerca del 30% de las obras de la firma –de un centenar operativas- estará en zonas de cuarentena desde mañana.


Ivelic señala que los trabajadores son sometidos periódicamente a exámenes PCR para buscar casos y evitar brotes. Agrega que para proteger la salud de sus colaboradores 'en conjunto con nuestros mandantes, estamos invirtiendo entre $7.000 y $20.000 adicionales al mes en un transporte privado por cada trabajador, monto que varía dependiendo de la locación del proyecto y la distancia a la comuna de residencia. Estos servicios ya fueron implementados en las cuarentenas de 2020'. No considera reducciones de personal. Roberto Bascuñán, gerente general de Inmobiliaria Norte Verde, revela que 'tenemos ocho obras en cuarentena, el 100% de nuestras faenas en construcción. Todas se acogieron al protocolo de la CChC'. Bascuñán explica que el mayor costo que registra una faena durante cuarentena 'depende del estado de avance, pero en promedio puede variar entre 6 a 10 UF por persona, pudiendo llegar a las 1.000 UF por mes'. Pese a ello, no prevé despidos.