Buscar

[EL MERCURIO] Encuentran autos robados en dos “encerronas” usando el servicio de GPS de la víctima

Los expertos reconocen la utilidad de las aplicaciones, aunque advierten que el delito se traslada. El mercado ofrece desde cortacorrientes hasta 'asistentes virtuales'.


Enlace



Dos 'encerronas' terminaron la noche de este miércoles con los vehículos recuperados en Maipú.


Una banda abordó a eso de las 22:00 horas a la esposa del intendente de Santiago, Felipe Guevara, en Vitacura. La intimidaron y le robaron el Grand Cherokee que conducía.


Cerca de una hora después, la misma banda asaltó a otra víctima en la Autopista Central, robándole un Ford Focus. El paradero del automóvil fue entregado a Carabineros por su dueño, mediante una aplicación. También se halló el otro vehículo en el lugar.


Sobre estos hechos, el intendente Guevara dijo en Radio Universo: 'Afortunadamente no le pasó nada a ella. Pero es lamentable la situación de violencia que estamos viviendo en todas partes'.


La fiscal Patricia Ibarra, de la zona Oriente, dispuso periciar los vehículos, empadronar testigos y levantar las cámaras de seguridad.


Tecnologías 'antiportonazos'


Aunque durante enero las 'encerronas' y 'portonazos' bajaron 60% en comparación con el año anterior (1.614), registrándose 561 de estos delitos en el país, según datos del Servicio de Encargo y Búsqueda de Vehículos de Carabineros, el nuevo perfil que narran las víctimas da cuenta de un actuar más violento.


Para la experta en seguridad Lucía Dammert, lo que se está viendo 'es un proceso de complejización de algunos delitos, por lo que pareciera ser una mayor presencia y capacidad de acceso a armas de fuego y, por ende, a situaciones de más violencia en del desarrollo de los hechos delictuales'.


Sobre el uso de apps, la también académica de la U. de Santiago plantea que el desarrollo tecnológico 'ha ayudado muchísimo a disminuir varios tipos delictuales en el mundo, desde robos de camiones hasta el de vehículos'; sin embargo, advierte que eso no significa que baja la violencia, sino que 'el delito se traslada hacia otros targets que (...) no tienen estos niveles de complejidad tecnológica, y eso creo que se ve en el caso de los vehículos'.


El general (r) de Carabineros y asesor del comité técnico de Aseva, Aldo Vidal, dice que estos delitos, en términos geográficos, están tan dispersos 'que cuando se quiere focalizar y buscar dónde disponer de servicios preventivos se hace difícil'. Agrega que 'no basta solo con la seguridad pública, sino que aquí tiene que aparecer otro actor a partir de la seguridad privada'.


Siguiendo esa línea, dice que las aplicaciones son muy eficientes, como el GPS o los cortacorrientes: 'La instalación de estos dispositivos en los vehículos creo que son parte de la prevención que, de una u otra manera, todos debiéramos impulsar (…), cuando entendemos que la capacidad de respuesta de la seguridad pública no es suficiente'.


Distintos tipos de servicios


Hay varias aplicaciones que se ofrecen como 'antiportonazos' o 'antiencerronas', como Wise City e Ivan Drive. La primera tiene un carácter comunitario para prevenir delitos, mientras que la segunda se define como 'un asistente virtual inteligente' para combatir el robo de automóviles.


Juan Ignacio Duarte, gerente general de Mi GPS, empresa desarrolladora de Wise City, explica que su aplicación ofrece la posibilidad de cortar la corriente del auto a distancia, ya sea porque el propio conductor apretó el botón para ello en su aplicación del teléfono o porque se comunicó con la central —que atiende 24/7— para que lo hagan de manera remota.


Este servicio, sin embargo, está incluido en el programa más especializado de la empresa ($4.990), ya que cuentan con otro básico ($3.990) que contempla solo la instalación del GPS. También tienen una versión gratis, con más de 10 mil suscritos y que, al igual que en los planes pagados, entrega información dada por los propios usuarios sobre robos, 'portonazos' o hechos de delincuencia (como Sosafe), aunque también incluye datos sobre bencineras, farmacias, locomoción pública, entre otros.


'En lo que más hemos insistido es en que independientemente de que el GPS sea un aparato, tiene que estar viva la comunidad', dice, y añade que, por ejemplo, 'casi todas las alarmas comunitarias están en el radio de Vespucio, que es donde hay más robos, por las salidas y entradas a autopistas'.


Sobre el perfil de quienes los contratan, tienen entre 35 y 55 años, con un poco más de usuarias mujeres y, en el caso de la aplicación con corte de corriente, la mayoría son de Lo Barnechea, Vitacura, Las Condes, La Reina y Peñalolén.


El gerente general de Ivan Drive, Michel Pizarro, plantea que su gran diferencia con otras herramientas es que 'no dependemos de una señal de teléfono o de internet'. Esto, añade, porque el dispositivo va instalado al interior del vehículo y cuenta con un botón de emergencia o SOS que manda directamente un comando, por lo que funciona aunque a la víctima le hayan robado su celular.


Mensajes y fotografías


'En un tramo corto el automóvil se les va a detener y va a empezar a hablar. En tres minutos (...) va a decir ‘usted no está autorizado a conducir este vehículo', después de ese mensaje viene otro que dice ‘las autoridades vienen en camino, retírese' y, finalmente, el último mensaje es ‘el motor ha sido bloqueado', y ahí se detiene', explica.


A partir de este mes, al presionar el botón, una cámara empezará a sacar fotografías que envía a la aplicación, 'tengo las pruebas para decir que es la persona que me quitó el auto'.


Su costo de instalación es de $238 mil y una mensualidad de $14.500. Al igual que otras aplicaciones, tiene GPS y asistencia 24/7. Cuentan con 250 clientes, cuyo perfil es de 60% hombres y 40% mujeres, con edades que van entre los 35 y 74 años, habiendo entre ellos, incluso, conductores de aplicaciones.