Buscar

[EL MERCURIO INVERSIONES] Inversionistas en fuga

Este período tendrá su especial apartado en los libros de historia y sociología. No sólo por la crisis socio-política, sino por el carácter financiero que alcanzó.



La incertidumbre es el factor común en los distintos ámbitos de Chile por estos días. Lo que comenzó como una evasión masiva del transporte por parte de estudiantes, en cosa de horas se transformó en una serie de ataques al Metro de Santiago, en lo parece un coordinado ataque que jamás se habría imaginado pudiese ocurrir en Chile.


En los días siguientes despertó un movimiento social pacífico en favor de una serie de demandas sociales a lo largo de todo el país. Pero, en paralelo, se comenzó a repetir un patrón común en un grupo de manifestantes, en su mayoría sub-30, donde la anarquía y la violencia fue una constante que se repetía por todo Chile. Todo esto, frente a carabineros sobrepasados y la presencia de un gobierno paralizado respecto a la consecuencia que pudiese tener una vuelta a la calma por la vía de la fuerza.


Sin duda, este período y el rol de la clase política tendrán su especial apartado en los libros de historia y de sociología para las próximas generaciones. Pero no sólo por la crisis socio-política, sino por el carácter financiero que alcanzó.


Es que, de hecho, seguimos viendo cómo los inversionistas, extranjeros, pero también locales, personas naturales e institucionales, están prefiriendo salirse de los negocios en el país, vendiendo sus bonos o posiciones en UF/Pesos para refugiarse en dólares. La inversión en renta fija de quienes buscaban preservar su capital dejó de ser algo seguro, y el dólar, a pesar del anuncio de inyección de liquidez directa del Banco Central, continúa traspasando la barrera psicológica de los $800.

Esta es la consecuencia del aumento del riesgo país. Ya es de público conocimiento que los bancos están traspasando dicho mayor costo a las tasas de interés de sus créditos hipotecarios y de consumo.


Lo anterior traerá consigo un aumento del desempleo, que ya se proyecta por sobre el 10% para los próximos meses. Pero, desafortunadamente, tendremos un Banco Central limitado para reactivar la economía a través de la tasa de interés, debido al alza de la inflación, la que se verá elevada por el aumento del dólar. Mientras tanto, aún no hay claridad respecto a la magnitud del impacto en los activos inmobiliarios. Estos últimos son los primeros en resentir el desempleo y el deterioro de expectativas de los potenciales compradores. De todos modos, el primer efecto en el mercado de viviendas nuevas ha sido una reducción en la velocidad de ventas, de 40-50% en noviembre, según se proyecta, pero su efecto en una potencial rebaja de precios dependerá de la situación de cada inmobiliaria en particular. Un deterioro de precios en el corto plazo de 5-10% no debiera sorprender a nadie. Además, los proyectos que estaban en construcción siguen avanzando, y así lo hacen las unidades para disponibilidad inmediata, lo que aumenta la presión a bajar precios.


Donde sí esperamos un efecto es en el inicio de nuevo proyectos, es decir en la oferta futura. La incertidumbre detiene los proyectos nuevos, por lo que un escenario de normalización de la actividad económica, en uno o dos años, podría llevar al efecto inverso, es decir, enfrentar un aumento de precios de la viviendas nuevas.


Mientras tanto, la mayor incertidumbre que enfrentan potenciales compradores también debiera afectar la velocidad de venta de las viviendas usadas, y el efecto en precios dependerá de la premura con que los propietarios deseen vender. Por de pronto parece razonable esperar, pues vender apurado es el peor negocio.


Al final, todo dependerá de la estabilidad del sistema institucional. Mientras la clase política continúe sin ponerse de acuerdo en el rayado de la cancha de corto plazo, poner orden para que la gente vuelva a trabajar, y hacia adelante – la nueva constitución y las materias que se consagrarán allí – el dólar, las tasas locales y el precio de los activos locales van a continuar reflejando esa incertidumbre.


Lo peor de todo es que, paradojalmente, los más perjudicados son las mismas personas a las que se busca beneficiar con los cambios propuestos en la agenda social.


Felipe Errázuriz Socio fundador de MiPlusvalía

Isidora Goyenechea 3250 of. 101 | Las Condes | Santiago | Chile
Fono:  2 323 7266  Cel: +56 9 7768 8775
contacto@vitalcomunicaciones.cl
  • instagram vitalcomunicaciones
  • facebook vital