Buscar

[HOY X HOY] Jefes de verano: sepa cómo hacer un reemplazo impecable

Hacer una lista con todas las tareas que se deben cumplir y establecer prioridades es fundamental. Frente a un compañero rebelde, hay que evitar ponerse a pelear.

En enero y febrero es cuando los chilenos más se toman vacaciones, por lo que en esta época abundan los "jefes de verano", es decir, quienes toman el mando temporalmente, mientras quienes cumplen con esa tarea están descansando.

¿Cómo hacer frente a esta responsabilidad? La psicóloga laboral de la Universidad Central, Andrea Muñoz, dijo a hoyxhoy que lo más importante es tratar de mantener la calma y ser ordenado.

"Es cierto que quedar a cargo puede significar una gran responsabilidad, pero lo mejor es siempre mantener la calma y establecer prioridades. A veces sirve hacer una lista con todos los deberes para que no quede ninguno en el olvido. A muchos los tranquiliza también saber que, en el peor caso, pueden interrumpir las vacaciones de su jefe por unos minutos. Eso es mejor que cometer un error grande", dijo la experta.

Por su parte, el gerente comercial de la empresa de gestión de personas Talana, Rodrigo León, subrayó la importancia de ver siempre el desafío como algo positivo. "Este puede ser el espacio para conocerse profesionalmente, probar habilidades y establecer objetivos y metas, además de descubrir si se sería capaz de responder en el futuro a un cargo de mayor responsabilidad", sostuvo.

En ese sentido, Muñoz advirtió que hay que hacer las cosas lo mejor posible, pero no creerse jefe ni cambiar de actitud frente a los compañeros, puesto que eso puede generar quiebres y rivalidades en los equipos justo en el peor momento.

¿y si no hacen caso? Frente a la posibilidad de que uno de los trabajadores tome una mala actitud y se niegue a hacer lo que el "jefe de verano" le pide, el ingeniero comercial Emilio Córdova, quien fue regional manager en Apple y coordinador de trade marketing en Samsung, recomendó nunca ponerse a pelear.

"Si alguien no hace caso lo mejor es dejarlo tranquilo, pero advertirle que su actitud va a ser reportada al jefe a su regreso. También es bueno que el reemplazante le deje en claro que, de tener una jefatura en el futuro, se recordará que no se puede confiar en él o ella", señaló.

Una vez terminado el reemplazo, León sugirió pedir un feedback a los compañeros, a fin de saber cuál es su opinión respecto del desempeño mostrado.