Buscar

[LUN] Los lentes de Federico Sánchez ecualizan la luz para conducir de noche

'He estado frente a luces fuertes y no molestan', dice el conductor de televisión, quien sufre de hipermetropía y presbicia. Enlace


'Cuando la gente anda en moto se hace de una serie de indumentarias. Se pone chaqueta, rodillera, casco, guantes, pero la que anda en auto pareciera que no, anda igual que como anda caminando. Y yo digo no. A mí me gusta vivir esa experiencia', cuenta el arquitecto y conductor de TV, Federico Sánchez, quien para manejar se pone unos guantes delgados de cuero para agarrar mejor el volante.


'Son guantes de conducir Dent’s maravillosos, de un cuero muy fino que permite tener sensibilidad y que me ayudan a sostener mejor el volante. Tengo las manos muy secas, entonces, para mí ha sido siempre indispensable tenerlos porque se me resbala el volante de lo seca que tengo la piel', comenta. Es fanático de los automóviles y las motos, por lo que para mejorar su experiencia sumó unos lentes con tecnología especial que le reducen el nivel de encandilamiento en los ojos cuando maneja de noche y se enfrenta a luces altas.


Cuenta que toda su vida ha tenido que usar lentes porque tiene hipermetropía (ve borroso de cerca) y presbicia, males que le dificultan enfocarse. Está usando los lentes DriveSafe de la marca Zeiss, que vienen con una tecnología de antirreflejos y encandilamiento y con Luminance Design, que mejora las condiciones de luz según el tamaño de las pupilas de las personas. Se mandó a hacer dos lentes personalizados y acaba de mandar a hacer dos más. 'Soy piti y cuando me los puse casi me muero. Tienen una visión como más amplia, veo más claro, es maravilloso. Lo que más me gustó fue el tema del antideslumbramiento que evita que te encandiles, que es muy desagradable. Es difícil de explicar, pero he estado frente a luces fuertes todo el día y no molesta', dice Sánchez.


También siente que ve más claro cuando los días están más grises u oscuros. 'Veo mejor en condiciones críticas. Por ejemplo, hace unos días amaneció muy nublado en Santiago, como si fuese Londres, y con estos lentes se ve mejor, más claro', describe. Matías Schomburgk, Ceo de Zeiss Visión Center Alto Las Condes, cuenta que estos lentes especiales para conducir vienen con una capa incolora especial con una tecnología que acentúa el contraste de luz en situaciones de baja luminosidad. 'Tiene una integración de tecnologías que funcionan colaborativamente. Normalmente, los lentes para conducir los pintan de amarillo porque ayuda a mejorar el contraste de luz.


Sin necesidad de tener el color, el DriveSafe mejora el contraste en situaciones de baja luminosidad otorgando entre 13 y 18% más de sensación de luminosidad', dice. Al permitir ver con más claridad, ayuda a que el ojo no se encandile con los focos de los autos, añade. El diseño de los lentes también ayuda a ecualizar la luz. 'Los lentes convencionales se diseñan con un centro óptico donde está la máxima potencia del lente. La persona ve bien, pero cuando hay una luz frontal entra por todo el lente.


En este caso es distinto, no tiene centro óptico, sino que la tecnología está en anillos concéntricos (invisibles) que le dan toda la potencia a todo el lente y que permite que se adapte a medida que se va dilatando la pupila, impidiendo que se produzca el encandilamiento aumentando la luminosidad ambiental', describe el ejecutivo. Detalla que estas tecnologías se pueden aplicar para cualquier receta de anteojos especiales, ya sea para lentes monofocales, que sirven para ver de lejos, o progresivos, para todas las distancias. Cuestan desde $150.000 los monofocales, sin el marco.


Confort de la conducción


Cristian Chávez, doctor en Ciencias de la Visión y director de la Escuela de Tecnología Médica de la Universidad Mayor, dice que los lentes con propiedades especiales para mejorar la visión y filtros de colores amarillos podrían mejorar el confort y la sensación en la conducción al evitar el encandilamiento.


'Tenemos en Chile una baja cultura de ir a una óptica para conocer los filtros que existen en el mercado sin que los prescriba un especialista, porque también hay un tema de costo: lo encarece', dice.


Destaca que el encandilamiento se produce porque en la noche, la pupila del ojo está más grande para que entre más luz. Cuando una persona se expone a mayor luminosidad de golpe, pierde la capacidad visual por unos segundos. En el día, la pupila se achica porque hay más presencia de luz. 'Por eso, con un encandilamiento se podría provocar un accidente', señala el académico.