top of page
Buscar

[EL MERCURIO] Orizon invierte US$ 70 millones y entra a rubro de alimentos para mascotas

También está desarrollando un proyecto de cultivo de langostas azules, que si bien figura en una fase incipiente, podría llevar a la firma a explotarlo en Estados Unidos.



En una fase de desarrollo de inversiones relevantes, crecimiento en las ventas, incursión en nuevos negocios y análisis de internacionalización se encuentra Orizon, pesquera y elaboradora de productos de consumo humano e insumos industriales a base de recursos del mar, que es parte de Empresas Copec, ligada al grupo Angelini.


Esta etapa la está liderando Cristián Larraín, quien hace seis meses asumió la gerencia general de Orizon, que ahora es parte del holding Nutrisco. El ejecutivo está desde 2016 en la pesquera, pero antes trabajó 19 años en forestal Arauco, también del grupo Angelini.


Larraín destaca que en el último año se ha registrado un fuerte incremento en el consumo de proteínas del mar, lo que les permite mirar nuevos desarrollos e invertir. Señala que en este ejercicio la compañía cerrará con una facturación cercana a los US$ 220 millones, cifra récord para un año y que representa un alza de 16% respecto de 2021.


Asimismo, anticipa que el plan de la empresa es vender sobre los US$ 300 millones a 2025, duplicando el monto registrado en 2019.


Entre las marcas más conocidas de Orizon están los productos en conserva San José. El 35% de las ventas de la compañía las explica Chile y 65%, mercados en el exterior, incluyendo los negocios de harina y aceite de pescado. Si solo se analiza la actividad para consumo humano, el 80% se concentra en nuestro país, indica el ejecutivo.


Sobre las razones del aumento en la facturación, Larraín lo relaciona con el crecimiento del consumo del jurel en conserva, que se expandió 13% en el último año. 'Es una proteína que tiene muchos beneficios y es asequible', sostiene.


También admite que en el mayor consumo de conservas de jurel influye la situación económica del país, 'porque el jurel es muy versátil', indica. Para graficar la mayor demanda de alimentos del mar, el ejecutivo señala que hace cuatro años en Chile, el consumo per cápita era de 10 kilos y hoy es de 15, aunque se proyecta llegaría a los 20 kilos en tres años. Con ello, se acercaría a los 21 kilos, que es el promedio mundial.


Para enfrentar la mayor demanda y cumplir el alza prevista en la facturación, Orizon está desarrollando inversiones por cerca de US$ 70 millones a 2024. Por ejemplo, la firma acaba de incorporar un nuevo barco a su flota de seis naves pesqueras, con un costo de US$ 22 millones. Se añade el proyecto Ártico, que consiste en una nueva planta de congelados en Coronel, Región del Biobío.


A lo anterior se suma un frigorífico en la misma zona y una planta de 'conserva de valor agregado que hará tarros en formatos más pequeños', explica. Igualmente, están lanzando una nueva marca en un segmento más premium de conservas.


En Coquimbo, la firma cuenta con una planta de harina y aceite, la que se abastece en su totalidad de la pesca artesanal, mientras en Coronel es el 40%.


Cristián Larraín también menciona que tienen presencia en el negocio de choritos con la firma St. Andrews, y en Golden Omega, productora de concentrados de Omega 3.


El ejecutivo reconoce que las inversiones de Orizon son una pequeña fracción si se compara con el total que invierte Empresas Copec, pero asegura que para 'el sector pesquero son montos importantes'.


Otras de las novedades de la compañía es que a inicios de 2023 hará su estreno en el mercado de alimentos para mascotas. Larraín indicó que este es un rubro que solo en Chile mueve US$ 1.200 millones al año y donde el 65% de los productos son premium y súper premium. 'La gente está dispuesta a pagar por estos alimentos', afirma.


Detalla que Orizon entrará al segmento súper premium con la representación de una marca del exterior, con la cual están cerrando su representación. Pero en el nicho premium desarrollará un producto propio.


Aunque no reveló los nombres de las marcas, afirma que serán alimentos a base de recursos marinos, para perros y gatos.


Si bien Orizon aún no tiene presencia directa en otros países, Larraín no descarta opciones de arribar a países como Perú, México o Estados Unidos.


Explica que poseen un proyecto de I+D que es de langostas azules que se cultivan de forma artesanal y salvaje en Australia, pero están intentando 'domesticarla', dice, con una iniciativa en Casablanca, Chile, donde se mantiene en tierra, con agua en recirculación. 'Estamos en una fase incipiente, pero si eso camina se puede tener el sistema cerca de los mercados de consumo y el principal es Estados Unidos, por lo que se podría tener una planta allá'.

Comments


bottom of page