Buscar

[EL MERCURIO] El plan de Orizon, la otra pesquera del Grupo Angelini

En 2020 la firma vivió varios hitos. Por primera vez en su historia, logró cerrar su balance con ganancias de alrededor de US$ 10 millones, y también fue un año en que brillaron las ventas de su icónico jurel en lata, que anotó crecimientos también históricos en medio de la pandemia. Ahora Orizon se apresta a impulsar un plan para desarrollar una comercializadora propia sobre la que basarán distribución nacional y omnicanal de productos alimenticios propios y de terceros. Incluso planean sumar pet food como segmento de negocios propio.

Enlace


Ventas de filetes de jurel en conservas en la cadena de supermercados Delhaize de Bélgica —para la marca propia de la cadena minorista, de homónimo nombre—, o venta de filetes de jurel en cadenas de supermercados de Estados Unidos, con la marca Orizon, dan cuenta de la transformación que el grupo Angelini está imprimiendo en su firma Orizon.


Esta es una de las firmas pesqueras del conglomerado, que opera desde la Tercera Región al sur —la otra es Corpesca, que opera en el norte, en la primera y segunda región (ver recuadro)—, y que en el último tiempo ha estado embarcada en un abultado proceso de diversificación y ampliación de segmentos de negocios para transformarse en una compañía de alimentos.


Tras tomar representaciones de productos, sumar venta de productos 'de tierra' (arroz y legumbres), así como de snacks saludables, el plan de Orizon ya les arroja frutos. En 2020, y por primera vez desde su creación hace una década —en 2010 Orizon surgió de la fusión de SPK con Pesquera San José—, la firma arrojó resultados positivos: unos US$ 10 millones de utilidades.


Ahora prevé ir por más, y puertas adentro elaboró un plan estratégico a cinco años, de modo de profundizar su camino de insertarse en la industria de alimentos bajo el paraguas de la nutrición 'sostenible' y saludable, explica el gerente general de la compañía, Rigoberto Rojo.


Este plan considera la puesta en marcha de una comercializadora que le permita desarrollar en los próximos dos años un brazo logístico sobre el que soporten la distribución a nivel nacional —o sea, desplegarse en regiones— y omnicanal, es decir, que les permita sumar o ampliar capacidades para el e-commerce a consumidor final, supermercados, food service y canal tradicional. Y sobre esa plataforma agregar más productos y marcas en los años venideros. Por ejemplo, hace un mes aterrizaron con la venta de e-commerce en Concepción y en 30 días esperan llegar a nivel nacional a través de un acuerdo con un operador.


¿Qué nuevas marcas y productos? Por de pronto, en la línea del jurel San José, para consumo humano y con productos de valor agregado, ahumados, hamburguesas, filetes, croquetas, y productos del mar en general, no solo de Orizon, sino también vía asociaciones con el mundo artesanal. Además productos de terceros mediante acuerdos de distribución para el e-commerce. En los últimos días han sumado a Minuto Verde, a las empanadas La Picha, Ferrero Rocher, Nutella y una larga lista de marcas de otras compañías. Esto incluye, asimismo, emprendimientos que han surgido al alero del Centro Tecnológico para la Innovación Alimentaria (Ceta), para el que Orizon puso a disposición en comodato instalaciones de su planta de Coquimbo, en una iniciativa de la que han surgido productos en la categoría de snacks saludables, como cereales de lentejas o gomitas de algas sin sellos.


Con segmentos propios, para 2022 Orizon considera incursionar en el pet food (alimento para mascotas). 'Estamos viendo las mezclas que hay que hacer, probando con gatos y perros, con distintos proveedores, y viendo si es un producto seco o húmedo', adelanta Rojo.


El ejecutivo explica que todo este plan no descarta crecimiento inorgánico. 'En la medida en que detectemos oportunidades y tendencias, vamos a pensar en adquisiciones, después de que tengamos montada la comercializadora. Ahí viene un crecimiento inorgánico, que puede ser en servicios —manejo de datos o delivery última milla, o de logística en centros de distribución—, o en productos', detalla.


Para todo este plan, la firma tiene en proyecto inversiones por unos US$ 15 millones, que contemplan en particular una readecuación de las instalaciones en su complejo productivo de Coronel, un reordenamiento, dice Rojo, lo que incluye aumentar capacidades de frío, mejorar instalaciones que permitan un más óptimo aprovechamiento de la pesca para consumo humano, ampliar la planta de congelado, sumar frigorífico de última generación, incluso un nuevo barco dentro de unos tres años —sería el séptimo de la flota—, de más tecnología.


¿En qué se va a traducir el plan? El gerente describe que en cinco años la comercializadora —cuyo nombre definitivo aún no definen— debiera aportar ventas por unos US$ 150 millones, mientras el área de pesca llegaría a unos US$ 300 millones, dado el crecimiento que está teniendo también el jurel, pesquería de la que Orizon tiene hoy el 22% de la cuota industrial, sector que a su vez se lleva el 90% de la cuota total.


Hoy Orizon vende unos US$ 205 millones, de los cuales en torno al 20% es el área jurel (consumo humano), y los nuevos negocios —venta de palta para el food service, la representación de General Mills—, aportan del orden de 10%, lo que les ha permitido ir probando el mercado y ver si pueden administrar marcas que estén 'fuera del mar'.


Con ventas por unos US$ 30 mil millones en Chile que genera la industria de alimentos, Rojo afirma: 'Lo que vemos es que podamos usar las capacidades comerciales para distribuir productos e ingresar a segmentos en que encontremos una oportunidad. ¿El tamaño que queremos lograr? Sí queremos ser un operador relevante', dice el gerente.


Jurel se recupera y llega a ventas históricas


Rigoberto Rojo explica que si bien en su origen este plan estuvo vinculado al decaimiento de la pesca extractiva, hoy el jurel se ha recuperado, ha ido creciendo desde 2018 —a tasas de 15%—, por lo que todo este proyecto responde más a que ven una oportunidad en el ingresar a otros alimentos que porque haya un problema con la pesca.


De hecho, en el contexto de pandemia, la firma vio despegar a su producto más icónico a nivel público, el jurel San José, Colorado y Lenga, una proteína barata y que además como conserva permite el almacenaje por cuatro años. Esto, sumado a nuevos productos de la línea que la compañía lanzó —sin piel, sin espinas, ahumados, congelados—, y a que las importaciones de China sufrieron encarecimiento por el alza del tipo de cambio, les permitió exhibir crecimientos históricos en ventas de este producto, con alzas de 30% en 2020 comparado con 2019.


Entre un año y otro vendieron unas 400 mil cajas más, pasando de 36 millones de latas vendidas, a 45,6 millones de estas latas. Y en lo que va del primer trimestre de 2021, el alza continúa, con un despegue de +20% comparado con igual trimestre de 2020. Las cifras son históricas, apunta Rojo, si se considera que prepandemia este era un producto con volúmenes de venta estables y planas, y que medido en consumo per cápita, incluso decrecía.


- Hoy Orizon vende unos US$ 205 millones, de los cuales en torno al 20% es el área jurel.


Ley de Pesca: 'Sin duda que la ley requiere que la sociedad la valide'


—Si bien Corpesca es otra empresa del grupo, dada la condena que tuvo por soborno en el marco de la Ley de Pesca, como grupo Angelini, ¿sienten un mea culpa?


'Más que pensar en mea culpa y en el caso Corpesca, estamos 100% abocados a buscar las modificaciones de la ley que haga que logremos realmente un acuerdo. Creo que tenemos que abocarnos a entre los actores buscar qué cosas hay que mejorarle a la ley para que realmente podamos tener las bases y que estos desarrollos tengan una sostenibilidad de largo plazo. Sin duda que la ley requiere que la sociedad la valide. Necesitamos que en nuestro país pesquero, con todos los actores, estemos tranquilos con la gobernanza'.


—En esa lógica de tener una ley que esté validada por la ciudadanía, ¿están disponibles para una nueva Ley de Pesca con licitaciones y no derechos indefinidos?


'Las licitaciones son un mecanismo entre muchos otros de renovación. Chile optó por uno de los mecanismos que más se usan en el mundo, y tiene sus fundamentos, no fue antojadizo. En ningún país del mundo se usan las licitaciones para las pesquerías grandes y que están en operación. Distinto es cuando se licita una pesquería nueva. Los pocos países que han implementado las licitaciones —como Rusia— volvieron atrás, porque afectaba la sostenibilidad y terminaba concentrándose aun más la propiedad. Estamos disponibles para conversarlo, a discutirlo y a buscar una manera distinta o mejor, pero no creo particularmente que la licitación sea el camino. No creo que sea solo la licitación la manera de hacer más social o aceptada la manera en que opera el sector pesquero. Hay otras opciones, existen otros métodos'.


El Ejecutivo detalla que un camino es que el acceso que tienen a la renovación de las cuotas está ligado a los incentivos, o que estos se incorporen. Por ejemplo: se premie a las compañías que hacen esfuerzo por el desarrollo en consumo humano; a cuanto trabajen con el sector artesanal para poder desarrollarlo; a qué impactos tienen en las comunidades alrededor de las compañías; a qué grado de inversión tienen en tecnología o desodorización. 'Se puede establecer una serie de criterios', detalla. Y que pesquerías que son nuevas y se están empezando a regular, sí se liciten. 'Lo que pasa es que cuando las pesquerías están en operación los activos están hundidos'.


—Si prospera en el Congreso la anulación de la Ley de Pesca, a ustedes les va a afectar todo este plan de negocios descrito.


'Ese proyecto lo vemos con poca probabilidad de éxito. Debiéramos tener una mesa, sentarnos y ver qué cosas debemos cambiar. No hay que olvidar que con la ley ya vamos para 10 años'.