top of page
Buscar

[LUN] Seguro de vida para los vigilantes: lo que trae la nueva ley de seguridad privada

Fue promulgada la nueva normativa que regula el rubro tras 14 años de tramitación. Los guardias tendrán que capacitarse con cursos que deberán ser aprobados por Carabineros.




Tras 14 años de tramitación en el Parlamento este jueves el Presidente Gabriel Boric promulgó la nueva ley que regula a la seguridad privada en Chile. Desde el gobierno explicaron que la normativa entre sus principales aspectos contempla la actualización de las capacitaciones para los guardias privados, modernización en los criterios de procedimientos en la labor de estos y la regulación de la seguridad privada en eventos masivos. Entre las modernizaciones, por ejemplo, los jefes de seguridad (de las municipalidades y otros estamentos) deberán acreditar que cuentan con un diplomado de seguridad privada igual o superior a 400 horas académicas, impartido por un establecimiento de estudios superiores o un organismo técnico de capacitación.


Y si bien los guardias privados no podrán ocupar armamento de fuego (salvo vigilantes autorizados, como exuniformados), si deberán tener un curso certificado por la Subsecretaría de Prevención del Delito, ocupar un uniforme que les garantice seguridad y tendrán un seguro de salud y de vida que los resguarde. 'Tenemos que cuidar a quienes nos cuidan. Tal como lo hemos hecho con Carabineros y la Policía de Investigaciones, los guardias de seguridad cumplen una labor tremendamente importante', declaró la ministra del Interior, Carolina Tohá.


'Los guardias de seguridad que sean clasificados para enfrentar un nivel de riesgo alto deberán contar con sistemas de registro audiovisual', agrega el texto legal. Y también las empresas deberán contar con un seguro para terceros, ' de responsabilidad civil o un mecanismo de provisión de fondo de reserva para la reparación de daños a terceros que por dolo o negligencia pueda cometer el vigilante privado durante el cumplimiento de sus funciones'.


Sanciones


Además se elevan las sanciones a quienes agredan a un guardia ya sea municipal, en un centro comercial, un concierto u evento deportivo, etcétera. La nueva ley fija un agravante penal para quienes ataquen a los guardias privados. Hoy, si alguien agrede a uno de estos funcionarios y éste termina con lesiones leves, la posible pena máxima es de 540 días. Con la nueva norma el agresor se expone a penas desde los 3 años de presidio. Si lesiones son de carácter grave, la nueva ley eleva una pena que parte en los 5 años de cárcel.


La ley también redefine el concepto de 'evento masivo', a todo acto con presencia de más de tres mil personas. o menos, que 'sean una amplia concentración de asistentes'. Hugo Ibaceta, presidente de la Asociación de Empresas de Seguridad Privada y Transportes de Valores, valoro la norma: 'Este es un hito histórico para la industria, por fin tendremos una normativa que protege y profesionaliza la labor de guardias y vigilantes, pero también viene a mejorar la coordinación con las policías, reforzando nuestro rol de coadyuvantes y colaborativo.


La ley permitirá que los guardias puedan tener una preparación especial para resguardar la seguridad, por ejemplo, en espectáculos deportivos, como partidos de fútbol, y eventos masivos, como conciertos de música. Gracias a esto, las empresas podrán destinar personal capacitado para enfrentar posibles situaciones de riesgo que se puedan generar'. Ibaceta se refiere a las capacitaciones diferenciadas y según nivel de riesgo de las funciones a desempeñar, cursos que serán especificados en el reglamento de la ley que debería estar diseñado en los próximos tres meses. Se distinguirá la labor de formación, capacitación y perfeccionamiento de vigilantes privados, guardias de seguridad, porteros, nocheros, rondines, conserjes u otro tipo de personal. Los cursos deberán ser aprobados por Carabineros, y se otorgará una certificación que dura dos años.

Comments


bottom of page