Buscar

[DF] Socios locales de multinacional Carl Zeiss planean apertura de ocho centros ópticos en 3 años

Con la instalación del primer Zeiss Vision Center en marzo en el mall Alto Las Condes, los licenciatarios de la gigante alemana preparan el siguiento hito de la estrategia para el primer semestre de 2023. Enlace


Con una tradición más que centenaria como uno de los grandes fabricantes mundiales de tecnología médica, medidores industriales y, especialmente, equipos ópticos, la empresa Carl Zeiss Meditec AG es un referente global en soluciones de tratamiento para las enfermedades oftálmicas. Desde esta posición, la compañía llevó su presencia comercial en lentes ópticos de alto estándar en el mercado chileno a un nuevo nivel a través de su primer centro visual, que abrió en marzo pasado en el mall Alto Las Condes.


Si bien está emplazado en un local con el formato habitual de una cadena de ópticas, el Zeiss Vision Center cuenta con el primer sistema de medición del ojo desarrollado por esta multinacional que es capaz de proporcionar una medición exhaustiva de las características de cada paciente, de manera automática y “con un grado de personalización hasta ahora desconocido en Chile”, señala Matías Schomburgk, quien junto con su socio Felipe Vives, obtuvieron la licencia de esta firma.


El sistema de atención se basa sobre las capacidades de la plataforma Zeiss Visufit 1000, que captura un registro tridimensional del cliente gracias a ocho cámaras estereoscópicas de alta precisión que capturan una visión de 180° del rostro procesando 45 millones de puntos, lo cual permite obtener un perfil visual con un profundo nivel de detalle para la elaboración de los lentes y sus marcos a la medida.


“A partir de la entrevista inicial para las necesidades visuales y estilo de vida del paciente, luego se le aconseja a partir de la información aportada por la plataforma que va mostrando toda la gama de detalles del lente –por ejemplo del grosor específico a partir de su receta- y la elección dentro de un portafolio de más de 3.200 productos. Finalmente, una vez hechas las correcciones, se manda a hacer el lente en Alemania, el cual está listo en un plazo aproximado de 20 días hábiles”, indica. Precisa que en el país sólo se realiza la fase de ensamblado con los marcos respectivos, también sometido previamente a un cuidadoso proceso de ajuste. Para ello, la firma ofrece una colección de armazones que incluyen líneas exclusivas de marcas de lujo como Gucci, Balenciaga y Tom Ford, o de fabricantes especializados como Lindberg y Silhouette.


Como emprendedores en salud visual y óptica de precisión de la mano de Carl Zeiss, Schomburgk y Vives tiene previsto un plan de expansión en los próximos años. “Estamos analizando nuestra próxima apertura dentro del primer semestre de 2023, que debería ser dentro de Santiago, probablemente en la zona oriente. Y luego, empezar a mirar grandes polos en Chile, probablemente Antofagasta y oportunidades en las regiones Quinta, Octava y Décima para los siguientes aperturas”, indica Schomburgk.


Los objetivos en la mira son abrir dos puntos en 2023, otros tres al año siguiente e igual número hacia 2025. “En este minuto, nuestra ambición está en alrededor de siete u ocho puntos, dependiendo de la atracción que se logre en el mercado”, señala.

Schomburgk indica que a futuro “no descartamos asociarnos con otros players en diferentes modalidades”, si bien precisa que “no aspiramos a la magnitud de las cadenas masivas”.


Claves del modelo


La relación de ambos socios con Carl Zeiss es de larga data y arranca desde la asesoría de Schomburgk a distintas empresas del sector desde el ámbito de la publicidad y de Vives como ejecutivo de compañías ópticas que incluyeron su ingreso a esa multinacional como ejecutivo a nivel regional latinoamericano. Luego, pasaron a establecer un vínculo directo cuando en 2017 Schomburgk y Vives iniciaron la marca Blueopticas, que pasó de vender productos de la marca alemana a establecer una alianza comercial permanente como Zeiss Visión Expert, que actualmente cuenta con un establecimiento en la zona del Campus San Joaquín de la Universidad Católica –abierto en 2018 ligado al centro médico- y luego en San Carlos de Apoquindo, ambos en convenio con la Red de Salud UC Christus. ”Nuestro producto tiene una base científica muy importante, y nos interesa mucho esa relación con el oftalmólogo en formación, así como desarrollar las soluciones con el médico que prescribe anteojos”, detalla.


Desde ahí el negocio maduró al obtener la licencia de la gigante alemana y abrir el primer Zeiss Vision Center a nivel local. “Somos los principales players en el mercado de óptica oftalmológica en Chile de Carl Zeiss, que establece un modelo de licencia muy bien pensado desde el cual se desarrolla el trabajo colaborativo donde se involucra hasta en los más mínimos detalles, por cuanto ponen mucho cuidado en los estándares para llegar al consumidor final”, explica Schomburgk.


Desde esa trayectoria, señala que actualmente trabajan con más de 60 oftalmólogos de Santiago, “con los cuales tenemos comunicación directa en caso de cualquier problema en una relación muy fluida".


A partir de estos ejes, los socios locales de la multinacional enfatizan que el despegue de los Zeiss Vision Center involucra un “cambio de paradigma generando un cliente conocedor de sus anteojos, lo cual modifica las reglas del juego respecto a lo que hoy existe en el mercado de la óptica; y si bien todavía es un concepto más bien elitista, lo es no solo en el sentido del precio, sino principalmente de estar pagando por una tecnología de punta”.