Buscar

[LUN] ¿Todo el día con el notebook? Evite lesiones colocándolo más alto y agregue segundo teclado

El teletrabajo obligó a muchos a utilizar todo el día este equipo en la casa, pero su diseño nunca consideró un uso continuo por 8 horas. Enlace



Con el teletrabajo casi oficializado en buena parte de los entornos laborales, muchos debieron echar mano a lo que tenían disponible en sus casas para trabajar. Pero como pocos tenían ordenadores tradicionales -y sí muchos contaban con notebooks-, los especialistas en seguridad laboral y ergonomía notaron un problema no menor: los notebooks no están hechos para trabajar tanto rato. No son PC 'Ergonómicamente el diseño del notebook no cumple con lo que se requiere para trabajar con una buena postura', dice Fernando Gajardo, diseñador industrial y profesor del Campus Creativo de la Universidad Andrés Bello (Unab), pues su objetivo original nunca fue el que se le está dando ahora en casa. 'El diseño del notebook está pensado para usos puntuales, nada muy largo en cuanto a tiempo. Como para esos trabajos existían los PC clásicos, con monitor y CPU separados, el notebook busca comodidad en el transporte, pero ergonómicamente no funciona', sostiene. ¿Cuál es el problema? Específicamente, la relación entre la pantalla y la vista, como explica Ana María Osorio, jefa del departamento de ergonomía de la Mutual de Seguridad: 'Eso tiene que ver con la flexión del cuello, la extensión del mismo y los movimientos que se hacen en esa postura. La idea es alinear el borde superior de la pantalla con los ojos, que queden horizontales, sobre todo si trabajas todo el día digitando. Si no tienes buena postura, mayor es el riesgo de sufrir una patología de hombros, dolores musculares y molestias en general', dice. Una solución 'Este dispositivo lo que hace es levantar la pantalla', explica Alejandra Gil, gerente comercial de Davis Office, empresa especialista en artículos de oficina y que ofrece atriles o soportes que buscan asimilar la postura de la pantalla del notebook a la del PC. O sea, alineada con los ojos. 'Se instala el notebook en el atril a una distancia de unos 50 a 60 centímetros de la vista', recomienda Osorio, de la Mutual de Seguridad. El tema es que el teclado queda entonces diagonal. Y escribir así no es bueno. 'Uno está forzando la muñeca, estirando los brazos y curvando la mano. No es su posición normal y uno no debe digitar así pues se corre el riesgo de que aparezcan tendinitis, dolores y molestias, ya que todo se tensiona', explica. ¿Qué hacer? La recomendación es comprarse un teclado periférico, como los de los computadores tradicionales. En ese sentido, la altura de la pantalla puede alcanzarse con cualquier elemento, sea con un par de libros o lo que quiera, agrega Gajardo, de la Unab. 'El tema de la altura se puede resolver con un par de libros. Pero como se levanta el teclado, la idea es tener entonces un segundo teclado físico (para escribir), cualquiera que sea. No es necesario que sea ergonómico ni nada. Con eso se resuelve el tema', precisa. Otros dos detalles Además del notebook bien instalado, el segundo teclado y un apoya muñecas si así lo desea, el uso de un mouse y la forma de este también deben cumplir ciertos requisitos. En ese sentido, Gajardo descarta los modelos pequeños que salieron a la venta hace un tiempo. 'Los mouses son súper chicos a veces y eso tampoco es bueno. La idea es que tengan un tamaño similar a la concavidad de la mano. Los chicos son lindos, pero no sirven porque se fuerza de mala forma la postura del dedo', asegura el diseñador industrial. Y por último, tener una silla adecuada -ojala con regulador de altura-, también aporta a la ecuación ergonómica. 'La silla inadecuada hace que el codo quede bajo el nivel de teclado, haciendo que uno teclee como para arriba. Ese es un esfuerzo muy malo y puede generar una lesión. El concepto general es no forzar ninguna posición en las extremidades y las articulaciones', cierra Gajardo.